martes, 13 de mayo de 2014

Final


Quienes leen este blog probablemente ya lo sepan por otras fuentes, porque no soy precisamente una persona cerrada. ¡Traigo buenas noticias! ¡Soy internoblasto! O mejor dicho, lo seré en breve, y estaré adscrito al servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda.

Todo acaba de una forma o de otra. Y mi etapa de estudiante ha acabado por fin, vacaciones finales incluidas. A una semana estoy de firmar contrato y empezar mi fase como médico interno residente, como trabajador, y como internoblasto. ¡Soy internoblasto! Ahora son días de reconocimientos médicos, buscar nuevo sitio donde quedarme más a mano del hospital, y aclimatarme a esta nueva vida.

Y de la misma forma que mi etapa de estudiante se acaba, se acaba también este blog. No puedo prometer que empiece uno nuevo donde comente mis «hazañas» como resi, porque no sé si estaré por la labor. Lo cierto es que, quizás por mi largo periodo de inactividad como un ni-ni cualquiera estoy algo desencantado y desanimado de empezar proyectos nuevos. Pero lo que sé es que tengo que cerrar capítulos, que tengo que sentirme libre durante un tiempo. ¿Quién sabe si la semana que viene, lleno de energías e ilusión por empezar mi nuevo trabajo como residente de medicina interna decida abrirme una nueva bitácora con todas mis energías? Yo no lo sé, puede que sí, o puede que no. Me gustaría, pero no lo haré como obligación. Lo haré si tengo ganas y cuando tenga ganas. Lamento si eso decepciona a algunos de los que más asiduamente me leen.

Sea como sea, ya hemos visto, y ya hemos MIRado. He aprendido mucho, he intentado compartir cosas y ayudar a quien tuviera dudas, divertir alguna que otra vez, desahogarme otras tantas... El blog y yo hemos crecido de la mano, y me he sentido muy acompañado y arropado por mis lectores y amigos bloggeros. 

Ahora hay menos incertidumbres en el horizonte. Hay planes concretos y objetivos vitales en los que ser residente me ayudará o no. Tengo claras mis prioridades: mi salud (física y mental) y mi vida personal son lo primero. Tengo a alguien muy bueno a mi lado que no pienso abandonar, y un futuro que puede llegar de muchas formas.

En todo caso, a todos mis lectores, tanto a los amigos como compañeros de facultad, familiares y los desconocidos, ¡gracias! A todos los compañeros bloggeros sanitarios, que me han hecho sentir, de una forma rara pero muy agradable, como parte de algo bonito, ¡gracias! Con este blog he conocido a gente maravillosa que considero grandes personas y profesionales, gente a la que le tengo mucho cariño, gente a la que admiro y a cuya integridad y sabiduría espero llegar en algún momento. Jomeini, Anna, Miriam, Emilienko y tantos otros, me alegro mucho de haberles conocido a través de este blog, y espero volver a compartir andanzas y que la blogosfera sanitaria, que parece un poco de capa caída de un tiempo a esta parte, reflorezca con toda su fuerza. Un placer haber formado parte del reducto estudiantil de la misma.

Muchos abrazos. Y... ya veremos ;)