jueves, 20 de marzo de 2014

Buscando hospital III - Ramón y Cajal



Nota
Todos los hospitales de los que hablaré serán de la provincia de Madrid, y referidos a la especialidad de Medicina Interna. Intento ser lo más objetivo que puedo, pero no siempre consigo toda la información. Añado una opinión personal que para nada pretende ser más que eso. Todo lo que sea apreciación personal, lo pondré en color azul.

A pesar de la tardanza, aquí sigo. Básicamente pasa que he tenido que valorar si debería volver a por más información o no, y entre eso y los contratiempos de esto de la independencia, pues han pasado un par de días. Lo lamento mucho, y aunque probablemente no pueda ir a por todos los hospitales que me gustaría, intentaré poner toda la información que sea capaz. Esta vez le toca al Ramón y Cajal, uno de los grandes y clásicos de esta comunidad autónoma, del que salí con una opinión curiosamente bipolarizada.

Plazas: 5 (25 residentes en total).
Pacientes por residente: Es un dato que no he podido tener exactamente, pero la persona entrevistada me ha dicho que hay pocos adjuntos para la carga asistencial del hospital, por lo que los residentes se ven algo sobrecargados, especialmente los más mayores.
Personas entrevistadas: Unidad de Docencia (charla en jornada de puertas abiertas), Adjunto. Sí, sé que no es ortodoxo ni óptimo, pero fui a la planta en busca de la residente de contacto y no logré encontrarla por ningún lado. Esperé un poco pero finalmente solo un adjunto pudo atendernos. De todas formas, la información que me dio fue suficiente y verán por qué.

El servicio: Hay unas 90 camas de hospitalización de Medicina Interna, variables según las necesidades, distribuidas en 5 controles de enfermería. Tienen consultas monográficas de insuficiencia cardiaca, control del riesgo vascular en el anciano, patología endotelial y enfermedades autoinmunes sistémicas. El servicio de Enfermedades Infecciosas está, organizativamente, separado de Medicina Interna y funciona como entidad aparte, aunque el residente de esta especialidad puede, durante los últimos años de su residencia, pasar a formar parte de ese equipo.

Rotaciones: Todos los años se pasa al menos unos meses en medicina interna, siendo el año con menor presencia en el servicio el segundo año de residencia. Durante los primeros dos años se rota por periodos de dos meses (o uno en algunos casos) por otros servicios (Cardiología, Neumología, Gastroenterología, Infecciosas; en Diagnóstico por la Imagen, Urgencias y Dermatología se pasa un mes). A partir del tercer año hay rotaciones optativas. En el caso de los interesados, a partir del cuarto año se puede optar a realizar una formación especializada en enfermedades infecciosas, lo cual se beneficia de que es un servicio bastante potente que cuenta con unidades monográficas de VIH, medicina tropical y del viajero, e infecciones de transmisión sexual. Alguna de las rotaciones optativas puede utilizarse para realizar una rotación externa.

Supervisión por parte de los adjuntos y docencia: Al parecer, en el servicio de medicina interna, al haber relativamente pocos adjuntos, sobre todo los Rs mayores pueden verse algo solos y sobrecargados de trabajo.

Sesiones y día a día: Se entra a las 8 de la mañana y en principio se sale a las 3, pero no es raro que el trabajo se acumule y se hace relativamente frecuente salir más tarde. Se hacen sesiones docentes y de residentes semanalmente además de las sesiones del servicio para comentar los pacientes de la planta. Una vez al mes hay una reunión multidisciplinar con otros servicios del hospital.

Guardias: De R1 se hacen únicamente guardias de puerta de urgencias donde hay supervisión directa por parte de los adjuntos; de hecho, el hospital tiene una política de supervisión 1:1 tal que cada residente está supervisado específicamente por un adjunto. Se hacen en número de 2-3 mensuales. Posteriormente empiezan a incorporarse guardias de medicina en la planta. Se libran según las necesidades del servicio, no es infrecuente quedarse.

Investigación y publicaciones: El hospital per se tiene mucho afán investigador, y de hecho, al estar adscrito como hospital docente de la Universidad de Alcalá, ha iniciado un curso de metodología de la investigación para residentes. Según el adjunto que nos atendió a los que fuimos a preguntar, él suele intentar incluir a alguno de sus residentes en las publicaciones que hace, pero no parece que haya una actividad especialmente llamativa en el servicio, al menos por parte de los residentes.

Congresos y cursos: No hablamos de este tema.

Ambiente: En esto tengo que ser subjetivo porque no es algo que pudiera preguntar directamente a un adjunto del servicio que atendía a la vez a cuatro personas. Sin embargo, el hombre no parecía especialmente animoso con la idea de recomendar el hospital a futuros residentes. Al parecer, el hecho de que sea un hospital con unas especialidades médicas muy desarrolladas y un servicio de enfermedades infecciosas separado del de medicina interna hacen que ésta pierda bastante peso y que sea un poco «la olvidada».

Detalles exclusivos: Fundamentalmente, un servicio de enfermedades infecciosas muy bueno en el que el residente puede formarse específicamente. Sin embargo, solo hay sitio para 2 personas, por lo que, en caso de competición entre todos, la probabilidad es del 40% para entrar. No se hace en función de número de MIR sino en función del desempeño de los residentes y las recomendaciones de sus adjuntos. Por esta razón, temo que pueda estar muy sujeto a la subjetividad. Según leo en el plan docente que figura en su página, deben pasarse todas las rotaciones optativas en este servicio para poder optar.

Valoración personal: Sinceramente, en cuanto terminé de escuchar al médico adjunto que me hablaba, taché automáticamente este hospital. Aunque insistía en que no salía uno mal formado, el hecho de que llegó a decir que no sería la primera opción que recomendaría a un hijo, por lo que creo que esto lo dice todo. El hospital per se, a juzgar por la charla que dieron desde la unidad de docencia, parece muy bueno para aquellos que hagan una especialidad más concreta, y fomentan mucho la investigación. De hecho, antes de llegar al servicio, estaba planteándome si le había salido competencia directa al Puerta de Hierro. Sin embargo, la medicina interna parece ser la excepción. Por eso, lo dejo en un 2 sobre 5.
Sobre 5: ●●○○○

No hay comentarios:

Publicar un comentario