jueves, 6 de marzo de 2014

Buscando hospital - Gregorio Marañón


Nota
 Todos los hospitales de los que hablaré serán de la provincia de Madrid, y referidos a la especialidad de Medicina Interna. Intento ser lo más objetivo que puedo, pero no siempre consigo toda la información. Añado una opinión personal que para nada pretende ser más que eso. Todo lo que sea apreciación personal, lo pondré en color azul.

Hoy he empezado mi búsqueda de hospital para realizar la residencia por la Comunidad de Madrid. Mis pasos me han llevado en primer lugar a uno de los hospitales grandes, el Gregorio Marañón, tras lo cual he podido disfrutar de un largo pero agradable paseo hasta el centro de la ciudad para renovar mi DNI. 

Copiándome un poco de mi querida Anna y el formato que usó en su blog Historia clínica para hablar de los hospitales de la provincia de Barcelona bajo la etiqueta Buscando residencia, y con su permiso, haré algo parecido y compartiré los resultados de mis investigaciones para que ayuden a quien esté planteándose la especialidad en estos lares.

¡Vamos allá!

Plazas: 8 (40 residentes en total).

Pacientes por residente: Entre 8 y 14 (esto último especialmente en los meses de invierno que se satura un poco el hospital). Un punto que ambos residentes me señalaron como positivo es precisamente la gran cantidad de pacientes que se ven.

Personas entrevistadas: R4 y R1. Lamentablemente, ambos iban con algo de prisa, por lo que no pude sacar la información con todo el detalle que me habría gustado; como podrán ver en las escuetas respuestas que siguen.

El servicio: Mejor dicho, «los servicios». Tienen cuatro servicios (pregunté en el I y el III), y la sección de enfermedades infecciosas, que comentan que es muy buena y característica del servici. Como servicio de medicina interna, no es el más potente, ya que está en un hospital muy grande donde el resto de especialidades están muy avanzadas y «secuestran» muchos pacientes y sus casos que serían de mucho interés para el internista. No obstante, los residentes con los que hablé me destacaron que esto se palia por el hecho de que dos años enteros de residencia rotas precisamente por esos servicios, por lo que los casos los ves en mayor o menor medida. Como añadido está una unidad de cuidados intermedios, de las pocas que hay en España, y aunque no depende del servicio de medicina interna sino del de urgencias, solo rotan ahí los residentes de esta especialidad y está llevada por médicos internistas. 

Rotaciones: Dadas las prisas no pude preguntar esto con muchos detalles, pero como es lo habitual en esta especialidad, se rotan dos años en los distintos servicios médicos del hospital con una duración variable. Ya a partir del 4º año se rota por la unidad de cuidados intermedios. Existe la opción de hacer una rotación externa durante 6 meses.

Consultas: Cuentan con consultas monográficas de enfermedades autoinmunes, lípidos, hipertensión arterial, enfermedad tromboembólica y EPOC. No conseguí averiguar hasta qué punto se involucra al residente en la actividad de consultas a lo largo de la residencia.

Supervisión por parte de los adjuntos y docencia: Los primeros años nunca se está solo y es prácticamente imposible verse sin un adjunto o un R mayor a mano en una guardia en caso de necesidad. Progresivamente se va ganando independencia. La docencia es algo que, por lo que parece, es ligeramente pasiva. Uno puede acomodarse sin hacer muchas cosas que suele poder hacerlo, y hay que moverse con iniciativa propia para sacarle jugo.

Sesiones y día a día: Hay sesiones los martes, miércoles y jueves a primera hora (8:10). Los lunes y viernes hay revisión de los pacientes que hay en la planta.

Guardias: 3 al mes. Siendo de interna y en un hospital tan grande, suelen ser duras y se acaba bastante machacado, aunque raramente se ve uno en un brete por haber mucha gente. Progresivamente se van haciendo más en la planta que en urgencias. De R4-5 a veces hace falta quedarse, aunque comentan que es raro que, si se acaba verdaderamente muerto, le pongan a uno problemas por irse a su hora.

Sueldo: Base + 3 guardias. En el rango habitual. Temo que por ser solo 3 guardias pueda hacerse poco en comparación con otros sitios. Un detalle importante que ayuda a aprovecharlo mejor es que el hospital paga el bono transporte a los residentes.

Investigación y publicaciones: Si se tiene iniciativa propia, se puede participar en investigación con tranquilidad, así como publicar, pero no es algo que se fomente activamente. El R4 al que entrevisté me comentó que tenía 25 publicaciones entre presentaciones en congresos, posters y participación en artículos, pero compañeros de su misma promoción que se han movido menos pueden tener menos o ninguna.

Congresos: Igualmente, debe uno moverse y no le ponen problemas, pero es por iniciativa propia.

Ambiente: Al haber otros 39 residentes es difícil conocerlos a todos, y adjuntos hay para todos los gustos, como en todos lados. Dentro del mismo pool de gente en los servicios de medicina interna hay gente con la que se tiene relación y gente que no pasa de un saludo cordial. Uno de los adjuntos que encontré me pidió que fuera media hora más tarde —iban a pasar visita— de una forma ligeramente desagradable, lo cual no me gustó mucho, menos justo después de ofrecerme yo a venir más tarde por voluntad propia. Un R1 que había cerca mientras hablaba con el R4 tenía cara de estar mortalmente aburrido y no parecía tener muchas ganas de responder a las preguntas que le hacía el R4 para que lo apoyase en su explicación. En resumen: parece que no es especialmente malo, pero tampoco es para tirar cohetes.

Detalles exclusivos: Por un lado, la unidad de cuidados intermedios. Por el otro, el hecho de que paguen el bono transporte, que parece una tontería, pero agüita con lo caro que es el transporte público en Madrid. 

¿Repetirías tu elección?: (Solo pude preguntárselo a la R1) Sí.

Valoración personal: Un hospital muy grande, muy conocido, con muchísimos residentes —en comparativa— de interna. El edificio antiguo, ligeramente claustrofóbico —yo estoy acostumbrado al Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, muy amplio y luminoso— La sensación que me ha quedado no es óptima, aunque he de reconocer que he salido con más puntos positivos de los que me esperaba encontrar, fundamentalmente la unidad de cuidados intermedios, puesto que es un tema que me interesa muchísimo. En cuanto al ambiente, entre lo que viví personalmente (lo que está en azul más arriba), la forma algo reservada que tuvo el R4 que entrevisté de referirse a él, y lo de las guardias de los Rs mayores no me dieron una impresión especialmente positiva. En cuanto a las guardias, además, el hecho de que me las describan como tan mortales y que solo haya 3 no me convence del todo, puesto que creo que quizás serían preferibles una o dos guardias más con un trajín menos frenético de pacientes, para poder aprovecharlas desde el punto de vista del aprendizaje. También me preocupa un poco el hecho de tener que moverme tanto para poder participar en investigación e ir a congresos. Si bien yo nunca he necesitado incentivos para apuntarme a un bombardeo, me hace temer que alguna que otra vez me encuentre hablando con una pared.

En definitiva, y a falta de ver más cosas para que la relatividad sea más realista: ●●●○○

4 comentarios:

  1. ¡Hola! igual que los posts de Anna me están sirviendo mucho para hacerme una idea de lo que hay por Barcelona agradezco mucho la iniciativa madrileña :). Es un detallazo compartir tan valiosa información, para alguien que ha estudiado en un hospital pequeño esto es un mundo :p . Gracias a ambos :D.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! ¡Me alegro muchísimo y la verdad es que me animas a continuar! En mi siguiente entrada verás cómo me he enamorado de un hospital, y hasta ganas me han dado de no seguir buscando, no sea que me desilusione (un poco en broma). Pero si ya tenía ganas de continuar para seguir compartiendo información que creo que puede ser muy útil, tu comentario me lo confirma y hace que tenga muchísimas ganas de seguir en mi pequeño peregrinaje entrevistador.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. ¡Hola! El Gregorio Marañon es el hospi donde yo estudio! El año pasado roté por Medicina Interna y la verdad, que si yo tuviera que elegir Medicina Interna en Madrid no creo que eligiese este hospital, porque comparándolo con otros servicios por los que he rotado es uno de los menos docentes para los resis.
    Cuando yo rotaba, éramos 5 personas: un adjunto, 2 resis y 2 estudiantes. La función de los residentes era básicamente seguir al adjunto y luego hacer los evolutivos pero sin ni siquiera poner ellos el tratamiento, ya que lo ponía el adjunto. No participaban en casi nada.
    Supongo que esto es muy subjetivo porque dependerá del adjunto que te toque, pero desde luego sé de varios que son así. Nada que ver con otros servicios del hospital, donde son los residentes los encargados de hacer todo con la supervisión del adjunto, cosa que creo que es lo mejor para vuestro aprendizaje.
    Además, sé de algún que otro adjunto petardillo que les hace un poco la vida cuesta arriba a los resis, y no quiero dar nombres... jajajaja

    Que vaya bien la búsqueda! Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Elena!

      Gracias por tu comentario, porque me ayuda a mí y además complementa el artículo, sobre todo uno con tanta información como el tuyo. A mí también me dio esa sensación y lo cierto es que si está por encima del 5 es por dos cosas:

      1) En un sistema sobre 5, no puedo poner dos puntos y medio XD
      2) Tienen la unidad de cuidados intermedios y, la verdad, es un punto a favor; pero también creo que no es nada que no pueda suplir con la rotación externa.

      Eliminar