sábado, 1 de febrero de 2014

MIRando - 222


Desde el 24 de junio de 2013 a hoy, 1 de febrero, hay un número curioso de días, doscientos veintidós (222). Estos 222 días han sido sin duda curiosos, quizás incluso extraños. Yo soy un enamorado de esta vocación mía que es la Medicina, pero he de reconocer que nunca he sido el mejor estudiante, en lo que a estudiar propiamente se refiere, valga la redundancia. Nunca me ha gustado sentarme obligado a leer legajos y legajos llenos de datos que realmente no me interesaban ni me iban a resultar útiles el día de mañana en la práctica clínica de verdad. Yo siempre fui más de cogerme el Harrison una tarde tranquila a curiosear sobre alguna enfermedad que me resultara interesante, o incluso el libro de Patología General del Dr. Sisinio de Castro, hoy editado por mi admirado profesor de Enfermedades Infecciosas, el Dr. José Luis Pérez Arellano. Friki que es uno. Así que no es una sorpresa que estos doscientos veintidós días hayan sido una pelea constante conmigo mismo, sobre todo con aquellas asignaturas que menos me gustaban o que más se centraban en los datos concretos que, a la hora de la verdad, siempre tendré que consultar porque, como muy bien dicen las academias que preparan a la gente para el MIR, la memoria es finita.

Pero como he dicho en más de una ocasión, y hoy no quiero detenerme en los agradecimientos que ya dediqué hace dos entradas, este camino ha sido mucho más llevadero gracias a mi familia (donde incluyo a mi Solecillo ya), mis amigos, mis compañeros MIReros y este híbrido de «blogosfera» y «tuitesfera» que se ha ido formando. Es curioso como durante este repaso final se ha ido formando una especie de grupo de apoyo en Twitter, y hemos «vomitado» nuestro neuroticismo en forma de mensajes de 140 caracteres. A todos los compañeros MIR, EIR, BIR, FIR, QIR, PIR y RFIR, tuiteros y no, les deseo muchísima suerte esta tarde, especialmente a aquellos de entre los opositores que encuentran más competencia, y para los que estas pruebas resultan, por tanto, más exigentes aún de lo que ya son de por sí.

Han sido meses raros, pero ya se acaba. Hoy, a partir de las 8 de la tarde (hora canaria), seré absolutamente libre de responsabilidades que tengan que ver con la Medicina. A lo tonto, me paro a pensar, y esta sensación de auténtica libertad solo la tuve hace unos siete años, antes de entrar en la carrera. Y siento que me hace falta. Estos últimos años de mi vida han sido algo complicados por cuestiones familiares, y también, en cierto modo, me deshago de esas responsabilidades aunque sea durante un tiempo. Me tomo un tiempo para ser joven, para probar cosas nuevas, para arriesgar un poco, aunque sin volverme muy loco que no está el horno para bollos.

Lamento un poco, en retrospectiva, no haber cumplido el objetivo que me proponía con este blog al empezar mi periplo MIR. Pretendía «documentar» mi paso por esta experiencia casi ineludible para los licenciados en Medicina en España, compartir mis visiones y, como siempre he hecho en este blog, hacerlo de forma interactiva. De hecho, empecé, pero el agobio de los estudios y esto de las parejas nuevas, que siempre lo tienen a uno embobado y absorto, me han impedido hacerlo tal y como me lo había propuesto. Pero como digo, insisto en que es solo un poco lo que lo lamento, porque como ven, la alternativa no era en absoluto desagradable (y no hablo sobre el estudio).

En este mismo instante son las 12:12, así que faltan 2 horas y 48 minutos para que empiece el examen. Deséennos suerte: somos muchos los que ponemos un trocito de nuestras esperanzas y nuestras ilusiones en este examen, por tonto que pueda parecer. Para todos mis compañeros, mucha suerte y mucho ánimo. Para todos los que nos han acompañado y apoyado en el camino, ¡muchas gracias! Y para los que vienen detrás: No se asusten: Es cansino, desagradable, a veces tendrás ganas de dejarlo, te plantearás si vale la pena, si siquiera ha valido la pena estudiar la carrera y no dedicarse a algo más entretenido o menos exigente; pero cuando estás donde estamos ahora, al borde del «precipicio», no tienes sino ganas de tirarte al agua y que venga lo que tenga que venir. Estoy feliz. Estoy contento. Tengo confianza. Sé que he trabajado, lo mejor que he podido y he sabido, y sean cuales sean, confío en que los frutos de ese esfuerzo habrán valido la pena.

6 comentarios:

  1. Fer, te deseo toda la suerte, fuerza y honor que necesites para tu MIR. Confío en que te saldrá pirulis porque eres un crak y te lo mereces, así que arriba, a recoger los frutos de tantos años de preparación. Espero emocionarme cuando vea tu plaza en el ordenador!! Un abrazo: Iris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Iris!

      Gracias por la confianza y por los ánimos. Lo cierto es que me han animado mucho todos y se lo agradezco. ¡Ojalá te emociones, y yo también! :D

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muchísima suerte Fer!! Lo conseguirás!!! :)
    Estaremos esperando tus sensaciones postMIR.

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar