sábado, 8 de febrero de 2014

Dialéctica


Soy una persona que siempre está abierta al debate. Tengo la mayor parte de mis ideas bastante claras, pero acepto siempre el debate, porque creo que enriquece, y porque la idea de cambiar de opinión no me genera un terror absoluto, como sí lo hace en muchas personas. Y a pesar del buen rollo que suelo llevar en este blog, es de estas personas en general que vengo a hablar.

Si hay algo que me cansa y me frustra es hacer el esfuerzo de tratar de dialogar con educación y respeto, esperando mi turno y contestando siempre a la otra persona, tanto si sigue sin convencerme como si lo ha hecho, para reconocer que tiene razón; para recibir un trato completamente contrario. A esto añado además la manía de mucha gente de tutear a quien no le ha dado permiso para hacerlo, incluso cuando el tuteado insiste en mantener las formas y las distancias con un sano «usted». Soy perfectamente consciente de que la verdad absoluta se me escapa, como se nos escapa a todos los mortales. Pero ser consciente de esto, temo, es algo que no todos comparten. 

Hay personas con cuyas ideas estoy de acuerdo, pero cuya forma de dialogar me resulta absolutamente desagradable. Son esas personas que parecen sentar cátedra con cada palabra que dicen, que «saben» que son «superiores» y no dudan en dejarlo ver por medio del sarcasmo y el descrédito. Son la muestra de que esta sociedad funciona al estilo «Sálvame», pero con el problema añadido de que suelen ser personas inteligentes, con estudios, y eso les permite acceso a unos conocimientos que no dudan en usar como una losa para aplastar a sus interlocutores.

También tienen la costumbre de «lanzar la piedra y esconder la mano». Usan el sarcasmo para dañar al interlocutor y ridiculizarlo, en vez de intentar explicarle lo incorrecto de su razonamiento, y cuando el otro participante se queja de estos ataques aluden a que, al haber hecho uso del sarcasmo, no se han referido directamente a nada ni a nadie y rubrican su táctica con otra forma de ridiculizar que es reírse de quien «se ha sentido aludido». A mi juicio esto es una muestra tremenda de cobardía, como lo es todo lo que hacen estas personas.

¿Por qué cobardía? Pues porque una persona que está segura de lo que piensa no tiene la necesidad de defenderlo con esa acritud. Una persona que sabe que lo que dice tiene una base lógica y es difícilmente refutable, no tiene por qué ridiculizar al otro: sus argumentos dejarán claro quién tiene la razón. Y aún si no es así, la mera tranquilidad interna de saberse más versado en el tema debería bastar para apaciguar los ánimos. O, y espero no ser un revolucionario o reaccionario con esto, quizás valga la pena revisar los propios argumentos y posiciones para valorar si no será de recibo un cambio de opinión. 

Me hace, sinceramente, mucha gracia que estas personas que aluden al «sentirse aludido» (ante un ataque más que claro) como muestra de una «culpabilidad» inventada por ellos, que también tienen la costumbre de denunciar en el otro una capacidad de asociarles razones subterfugias que ellos nunca han expresado (un error que muchos cometen), luego sean los primeros en «completar» las frases del otro con cosas que no ha dicho, en dar por hecho motivos e idearios enteros a partir de una sola frase.

Todas esas personas que se apresuran a pegar con un látigo a otros por sus opiniones con el argumento de que nadie (más) posee la verdad absoluta quizá merecen saber una cosa: ellos tampoco la tienen.

1 comentario:

  1. Eso siempre ha sido así. En esta sociedad prima la conversación de besugos. Yo mismo la utilizo, pero al menos intento hacerlo siempre en el ámbito de la confianza y con temas no demasiado serios, pero bueno, admito mis errores :)
    Desde que se ha proclamado el derecho a la libertad de expresión, mucha gente lo ha malinterpretado como ha que "mi opinión vale tanto o más que la tuya" sin tener en cuenta la educación, la forma de expresarlo o, simplemente, la mera cortesía. Así nos va. Twitter nos ha hecho mucho daño a todos...
    PD: No sé pq me salió el nombre de Azael en el comentario de antes... XD

    ResponderEliminar