martes, 10 de diciembre de 2013

¡No sin evidencia!


Desde mi blog me uno sin dudarlo un solo segundo a No Sin Evidencia, una iniciativa que han comenzado tres médicos de familia, Javier Sorribes (@javiersorribes), Vicente Baos (@vbaosv) y Rafael Bravo (@rafabravo) y que critica la reciente decisión de Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios de regularizar los principios homeopáticos como medicamentos. La homeopatía no se basa en ninguna ciencia conocida que haya sido probada, son únicamente especulaciones mágicas que hasta el momento no han demostrado hacer más que la imposición de manos, el rezo conjunto o, para el caso, saltar a la pata coja bajo la luz lunar, para ninguna enfermedad.

Que no les engañen con la parafernalia habitual de la maldad de las farmacéuticas. Sí, son empresas con ánimo de lucro, y probablemente hagan alguna que otra maldad; pero están sujetas a unas leyes. No se puede vender un medicamento que no haya demostrado ser eficaz y suficientemente seguro, y se está constantemente en vigilancia buscando posibles efectos adversos graves. Esto es lo que asegura el mayor grado de seguridad para todos nosotros, que somos, hemos sido o seremos pacientes en algún momento de nuestra vida; para nuestros seres queridos y para los más desvalidos. La homeopatía también es una forma de lucro de empresas (Boiron), se lucran igual, buscan vender y no curar, pero es que además ni siquiera curan, y sus efectos secundarios principales es que la enfermedad siga su curso, porque no tienen efecto sobre la enfermedad más allá del placebo que tiene toda intervención.

Este post es también para señalar con el dedo a Santiago de la Rosa. Por desgracia, al haber terminado la carrera no tengo la autoridad como para hablar en nombre de los estudiantes, pero según su forma de pensar, sí que la tengo para refutarle. Pues digo que no solo es un maleducado y un soberbio que desprecia a las siguientes generaciones, sino que creo que para defender con tal fervor la homeopatía se deben tener unos intereses muy concretos y totalmente espurios: con bastante confianza digo que no incluyen el bienestar de sus pacientes como principal prioridad.

A continuación copio el manifiesto de la iniciativa No Sin Evidencia, al que me adscribo mediante esta entrada:

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.
Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.
Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.
Por lo tanto, solicitamos:
  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario