martes, 25 de junio de 2013

Semana 1 - Traumatología y poca concentración






Sí, empezamos por la Traumatología. Y no es ningún secreto que no me entusiasma mucho el tema, la verdad. No solo eso, sino que mi base de Traumatología tampoco es la mejor del mundo. Es una de esas asignaturas que en mi facultad pasan "de lado". Sí, alguna cosa sabes, pero tampoco era tan difícil aprobarla como para que uno se metiera en sus entresijos hasta el punto de dominarla.

Pero es que la asignatura, al menos para el MIR, es relativamente sencilla, y muchas cosas, aún sin saberlas, me suenan. Y eso en mí es una bomba de relojería para la distracción absoluta: las cosas tienen que sonarme a nuevas para que yo pueda ponerme a mirarlo con determinación. Si le sumamos que no me entusiasma especialmente, que me he cambiado de casa y que tengo unas ganas de irme de vacaciones mucho mayores que cualquier otro año —sí, mi amígdala cerebral tiene la tendencia de llevarle la contraria a la realidad—, pues aquí me ven, escribiendo una entrada del blog cuando debería estar mirándome por tercera vez la traumatología y la ortopedia infantil.

Pero les seré sincero, y quizás estoy pecando de exceso de confianza: no es tan complicado... Excepto los datos pequeños, que por mucho que ahora me los aprenda a la perfección acabaré olvidando hasta que me vuelva a tocar la asignatura, la mayoría de las cosas son datos anecdóticos o cosas que he visto y que ya respondo de forma automática. Y como dicen en la academia, esto es más MIRicina que Medicina, por lo que hay cosas que verás hasta la saciedad y que, aunque en la realidad sea más complicado, en el examen es sota-caballo-rey.

  • Pie cavo - exploración neurológica detallada
  • Adolescente obeso con cojera - epifisiolisis femoral proximal
  • Deterioro neurológico, insuficiencia respiratoria y petequias difusas en mitad superior del cuerpo tras fractura de hueso largo - embolia grasa.
Y así muchas otras parejas bastante automáticas. El temor es a que pregunten las otras cosas, a que de pronto haya un detalle que uno haya dicho: "Nah, esto no cae casi nunca...", y caiga... Así que, por si acaso, dejo de procrastinar, que no debo, y vuelvo a mirármelo todo una vez más, por lo que pueda pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario