martes, 30 de abril de 2013

MIRando 2 - Mi primer simulacro


Pues el pasado sábado hice mi primer simulacro. Antes ya me había mirado preguntas MIR, pero la mañana del sábado —aunque estaba programado para por la tarde— me encerré en mi habitación con zumitos y chocolatinas, me puse el reloj, me aislé del mundo y hala. Como si fuera el día M, respondiendo preguntas sin tino.

Esta semana pasada se suponía que me tocaba cardio, y sí, me la miré, pero mis queridos amigos de Medicina Legal y sus interminables seminarios hacen que fuera una empresa bastante complicada la de poder echarle un par de horitas a la semana a leerme el manual con un pizco de fundamento. Así que cuando me puse a responder preguntas de cardiología y me vi en la luna de Valencia, me empecé a sentir un poco avergonzado. La cosa es que ya luego entré en modo zen y me puse a dar cera y pulir cera, y si fallaba, pues fallaba.

Pero luego al corregir, la verdad es que me he llevado una grata sorpresa. Estoy bastante tranquilo con mi resultado, sobre todo teniendo en cuenta que no he estudiado prácticamente nada. Ya me han dicho compañeros que han pasado ya por la academia que cuando empiece a estudiar de verdad ya los simulacros serán un poco más duritos de pelar. Pero de momento, a pesar de que mi fase de contacto esté bastante intervenida por las inclemencias de los horarios de la facultad y la organización de la orla, me quiero centrar sobre todo en los aspectos más instrumentales del examen:

  • Manejo del tiempo: son 5 horas improrrogables, eso dice la hoja de normas del examen. La academia aconseja dividirte conceptualmente en bloques más o menos parejos de preguntas para responderlas en un determinado tiempo y pasarlas a la plantilla de respuestas. En esto, pues normalmente no tengo problemas de tardanza. Más bien al contrario, si tengo problemas es de prisas. Cuando me entusiasmo y cuando me agobio mi reacción es la misma: correr. Y tengo que empezar a controlar eso.
  • Manejo de la duda: esto no es un problema. Soy una persona muy pragmática. ¿Si dudo incluso entre cuatro sale más a cuenta responder? No me da miedo. La estadística es mi amiga... o eso espero.
  • Concentración y atención: si yo hubiera nacido diez años más tarde seguramente ahora mismo estaría a atomoxetinas y metilfenidatos con mi TDAH. Tengo una capacidad de atención relativamente limitada. Como decimos por mis lares, se me va el baifo (= cabritillo), o sea que me despisto mucho. Y me he dado cuenta al corregir las preguntas, porque incluso releyéndolas, las prisas me traicionan y acabo respondiendo lo contrario de que me preguntan.
En fin, no me quejo en absoluto de mi resultado, porque me ha sorprendido muy gratamente. Espero no confiarme demasiado con ello, no obstante, que eso a veces pasa inconscientemente. Y en fin, ahora... Neuro, denme ánimos y el sábado que viene ya veremos.

3 comentarios:

  1. Los simulacros son un mundo aparte, quién diría que iban a tener que ver tanto con la adivinación xD

    Este me salió un poco peor que el anterior pero mejor que el primero, así que poquito a poco ^^ mientras sepamos por qué es, creo que ahí está el quid de la cuestión.

    ¡Esta semana compartimos asignatura!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Fer, de tu propio análisis se desprende que básicamente lo único que te falta es centrarte más y despistarte menos, así que a darle caña a eso. Me parece un objetivo alcanzable. Ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Y has empezado ya YA? pero si aun no ha acabado el curso...

    ResponderEliminar