martes, 26 de marzo de 2013

Y no nos sacamos foto...


Apareció bien escoltada. Susanita y el Terrorista flanqueaban a su señora madre, la mismísima Doctora Jomeini cuando miré hacia la entrada de la plaza. Y sí, es alta, y sí, es guapa, y sí, es un amor. Nada que no sepa todo jomeinista que la conozca aunque sea virtualmente, pero parece que al natural tiene la gente que perder por definición. Pues mentira cochina.

A pesar del catarrazo padre que decidió no dejarme dormir anoche, disfruté mucho de mi reunión con la anestesióloga (y reanimadora, y terapeuta del dolor) más popular de esta blogosfera sanitaria, y aunque solo habíamos hablado por esto de los interneces, ella misma me quitó las palabras de la boca: era como si nos conociéramos de hacía tiempo. Es lo curioso de las relaciones interpersonales a través de la red: se ha desarrollado tanto el campo de la socialización a través de Internet que uno tiene acceso a desarrollar contactos de una forma cada vez más similar a la tradicional.

Sea como sea, el caso es que fue una mañana muy agradable, que disfruté como buen fan acérrimo que soy, y más aún porque sin habérmelo esperado me llevé unos cumplidos de parte de Jomeini que me sacaron los colores, y me los siguen sacando ahora mismo. También disfruté porque me firmó el libro, ese bendito blog imaginario que le sacó la sonrisa a mi abuela y la lágrima a este sentimental que escribe este blog. Y porque conocí de primera mano a los otros dos protas de su blog, que quizás por eso de la timidez y el madrugón (que es Semana Santa, oiga) parecían mucho más buenos de lo que su madre nos deja entrever (o nos quiere hacer creer con malignidad inusitada).

Como estudiante en plena crisis existencial también agradecí mucho la conversación. Hablar del futuro con alguien que no sea de mi entorno más directo, y sobre todo alguien que ya ha pasado por dos residencias, varios hospitales —y vamos, que encima es la Jomeini y la admiración es un grado—, es algo que me sirve de mucho. Es un punto de vista nuevo, y más aún porque la situación que ella me ha pintado es sustancialmente distinta a la que se oye a pocos kilómetros al este (entiéndase en Gran Canaria). Y si acabo "traicionando" a mis raíces canarionas y trato de probar suerte en tierras chicharreras, ¿seré condenado al ostracismo pleitista*?

*Pleitista: aquel que se adscribe al antiquísimo (desde el siglo XIX, realmente) "pleito insular", la rivalidad no siempre tan sana —que se lo digan al editor de El Día— entre Tenerife y Gran Canaria.

5 comentarios:

  1. Yo estaba hoy en tenerife, pero en el HUC!!!! Espero que la pases bien, ya me regresé a La Palma! Me alegra que la hayas conocido, que bien!!! :-D

    ResponderEliminar
  2. Ñaaaaaaaaaaaaaaaa envidia que me das.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad. Nada más dejarte, pensé:"Que no nos hemos sacado foto" . Pero...¿y lo bien que nos lo pasamos? XD

    ResponderEliminar
  4. @J.: ¡Vaya! Y mira que pasamos al lado, jejejje.

    @Seishi: >___<

    @Jomeini: ¡¡Y que lo digas! :D

    ResponderEliminar
  5. Me uno a Seishi, enviiidiiaaaa xD Si te escapas a la isla de al lado serás accesible ^^

    ResponderEliminar