domingo, 17 de febrero de 2013

El anciano polimedicado


En nuestro tiempo asociamos el ser mayor con tomar un cóctel de medicamentos cada día. Es un binomio aparentemente indivisible el de la edad avanzada y la medicación numerosa. Y aunque en otras poblaciones, como los niños, los efectos del disease mongering, esa maligna pasión de quienes tienen intereses pecuniarios de por medio por asignar etiquetas de enfermedad al primero que se encuentran por la calle, son muy claros; entre los ancianos da la impresión de que nos resignamos a que tendrán tantos problemas de salud que necesitarán una lista de la compra proporcionalmente larga para la farmacia. 

No es ninguna novedad para ningún médico que el anciano sufre cambios importantes que afectan a los efectos de los fármacos: la composición corporal cambia a favor de la grasa (y una mayor acumulación de los fármacos liposolubles) y en detrimento de la masa muscular y el hueso (propiciando caídas, y de mayor gravedad), el hígado y el riñón funcionan algo más lentamente y se adaptan peor a los cambios y varios etcéteras interesantes. Los geriatras no se cansan de decir que medicar a los ancianos no debe ser algo que se haga a la ligera —ni que se deje de hacer a la ligera, todo sea dicho—, y aún así proliferan muchos planes de tratamiento con numerosas interacciones y causantes de reacciones adversas. Esas reacciones adversas se plantean muchas veces como nuevos problemas de salud independientes de la medicación y el tratamiento adecuado (cambiar o suspender el fármaco responsable) se sustituye por un nuevo fármaco con sus efectos adversos propios.

El anciano polimedicado es a veces una necesidad y otras tantas un claro ejemplo de iatrogenia, o sea,  enfermedad causada por el médico y sus actuaciones. El anciano es, de por si, más frágil que otros pacientes, y una intoxicación crónica (por necesidad o por vicio) con fármacos lo hace aún más vulnerable. ¿Son todos los médicos conscientes de esto como deberían o estamos en algunos casos acelerando la enfermedad y la muerte en algunos pacientes al caer en la paradoja de la iatrogenia? ¿Hasta qué punto?

viernes, 8 de febrero de 2013

Aventuras en Primaria 8 - El final


Se acaban las aventuras en el centro de salud. El lunes vuelvo a los lares hospitalarios para sumergirme en el Servicio de Medicina Interna. No sé qué tal me irá por allá, pero sí sé una cosa con seguridad, y es que esta rotación en Atención Primaria ha sido la mejor hasta la fecha de todas las que he hecho nunca, porque he visto la medicina de batalla, la de todos los días. He aprendido más sobre el uso de muchos medicamentos que lo que aprendí con farma o con las distintas asignaturas de 4º y 5º, y por absurdo que pueda parecer, agradezco haber aprendido a manejar bastantes de los nombres comerciales más comunes en los botiquines de casa, cosa que a muchos estudiantes nos desorienta en las prácticas.

También me voy sabiendo cómo funciona nuestra Atención Primaria, y lo que es más importante, sabiendo que me gusta mucho la Medicina de Familia, y si antes ya la tenía en cuenta, ahora ha escalado muchos puestos en mi lista de posibles futuros profesionales. Al menos aquí, ser médico en un centro de salud es estresante, sí, son muchos pacientes, sí; pero pocas veces he visto una relación médico-paciente tan bonita y tan provechosa. La continuidad y la perspectiva de la que gozan el médico de familia y el resto del equipo para enfocar los problemas del paciente es un privilegio que explica y aclara la auténtica necesidad de que una sanidad pública se base en un sistema de atención primaria llevado por equipos de profesionales con una formación versátil y grandes capacidades de coordinación.

Y me voy no solo con la sensación de haber aprovechado bien las prácticas, sino también creo que lo he hecho bien. Aún tengo que aprender a encajar los cumplidos y las buenas valoraciones, porque a veces parece que no me las quiero creer. En definitiva, la mejor rotación de prácticas que he hecho hasta el momento. 

Y ahora con Interna, ya veremos...

PD: Hoy me han vuelto a decir que se me ve el rejo de psiquiatra. Nah, si al final voy a tener que hacerles caso e intentar ir a por ello...

domingo, 3 de febrero de 2013

MIR y MIR 2.0

Como cada año, miles de médicos (y enfermeros, biólogos, químicos, farmacéuticos y físicos) se presentan al examen de acceso a la formación sanitaria especializada, lo que todo el mundo conoce como "el MIR" (y sus otras denominaciones para cada colectivo).

Hoy por hoy es esta oposición pública la que da acceso a una plaza de médico interno residente en alguna de las cuarenta y pico especialidades que están reconocidas actualmente en España. 235 preguntas para colocar a tanta gente en un lugar de una lista de prioridad para elegir su plaza.

Ayer fue el día para el que llevan preparándose muchos durante mucho tiempo, independientemente o con el apoyo de una academia específicamente destinada para ellos. Y ahora ya hay amigos directos entre los examinados, los "MIRandos". A ellos, los amigos, en especial y a todos en general, ¡mucha suerte! Y a estas alturas, ¡ya felicidades! Han completado un periodo de muchísimo trabajo, y ahora hasta dentro de un par de meses, cuando podrán elegir ya la plaza que les asegurará una formación superior y un puesto de trabajo estable, de momento, durante un periodo de entre 2 y 5 años; podrán darse un merecido descanso haciendo lo que esta carrera tan sacrificada les ha impedido hacer durante tanto tiempo.

Y al hilo de esto, surge también la fantástica iniciativa del Dr. Emilio Domínguez "Emilienko" (@Emilienko), otorrinolaringólogo sevillano, el Proyecto MIR 2.0 en su tercera edición, la de este año 2013. Numerosos médicos que ya han pasado por el trance del MIR se unen para responder las preguntas del examen y comentarlas, lo que no solo da una útil perspectiva a quienes ya se han examinado sobre su propio resultado, sino que aporta unos conocimientos que ayuda mucho a quienes se preparan el examen, y en general a cualquier estudiante o médico. Es, en definitiva, un proyecto maravilloso que apoyo desde el corazón y agradezco, y me alegra poder participar en su realización poniendo mi granito de arena en el formateo de las preguntas para quienes quieran consultarlas en Wikisanidad. Aparte, todos aquellos participantes que responden preguntas y cuentan con un blog propio colocarán las preguntas y sus respuestas comentadas en sus blogs, como puede verse en detalle en la página principal del MIR 2.0.

Lo dicho, a los MIRandos, ¡suerte y muchas felicidades por haber completado ya este trance! Y a todos los participantes del MIR 2.0, ¡muchas gracias! Aunque no sé si haré el MIR, agradezco enormemente la base de datos de preguntas respondidas por el mero hecho de aprender, aunque, ¿quién sabe? A lo mejor sí que acabo quedándome entre las cuatro paredes de esta España, ya veremos.