miércoles, 23 de mayo de 2012

El trabajo bien hecho


Me apunté a esta asignatura de libre configuración por la razón por la que cualquier estudiante se apunta desesperadamente a cualquier otro curso de esa índole: porque le hacen falta esos créditos de relleno, estos tantísimos (54) créditos de libre configuración que son necesarios para que te hagan pagar otra vez para darte tú título firmado por el rey, el rector y el que toque —no, no basta con pagar o conseguir que te bequen las asignaturas de la carrera, y las optativas, y las de libre configuración, y los cursos de extensión universitaria—. De todas formas, también lo hice porque me gusta la microbiología de siempre. Más aún, me apasionan las enfermedades infecciosas igual que me apasiona la medicina interna y los cuidados intensivos —sí, soy un masoquista hardcore, ¿qué le voy a hacer?—.

Así que me decidí embarcar en la pequeña molestia de hacer un trabajo a cambio de cuatro créditos y medio (medios créditos, ese invento que parece hurgar más en la herida de lo difícil que es conseguirlos a veces). No obstante, y a pesar de que sabía en qué me metía, mi afán cada día más masoquista fue directo hacia el que probablemente sea uno de los temas más densos y profundos de los propuestos, si no el que más: Infecciones Sistémicas — Bacteriemia. Sepsis. Shock Séptico. Endocarditis.

Hala, con dos calcetines bien puestos,  me rendí a mi autodestructivo frikismo. Y me arrepentí, ¡vaya si me arrepentí! Que si definir conceptos, que si aspectos clínicos, que si una interminable ristra de bicharracos microscópicos con sus particularidades: lipopolisacáridos, superantígenos, coagulación intravascular diseminada, shock refractario, 10.000 eurazos por paciente séptico, tasas de mortalidad y estadísticas interminables... No terminaba de tener claro qué meter y qué dejar de meter en el trabajo, pero algo tenía claro: no podía ser tan complicado, o al menos seguro que era posible hacerlo más ameno. Y me lo puse por obra, usando sobre todo los consejos del que probablemente haya sido el mejor profesor que he tenido jamás: mi profesor de infecciosas.

Fui a exponerlo con miedo. Temía haber sido excesivamente detallado, aburrir completamente. Y no: que el profesor te diga que, con un catarrazo impresionante, no ha bostezado una sola vez; tus compañeras te feliciten y recomienden tu trabajo al profesor que venía después y éste te lo pida, no tiene precio. Compensa con creces las prisas, el "¡Maldita sea! ¡Tengo que estudiar pediatría! ¡Y uro-nefro! ¡Y otorrino! ¡Y derma! ¡Y repasar infecciosas! Bueno, eso último lo hago con este trabajo, mira tú por donde...".

Por encima de todo, para una persona como yo, que tiene un docente interior muy pero que muy hipertrofiado, la sensación de no haber aburrido es la sensación de un trabajo bien hecho. Y pocas cosas hay mejores.

PD: Dejo los trabajos para quien esté interesado en mirarlo.



Infecciones sistémicas PPT Infecciones sistémicas

2 comentarios:

  1. Aún no me mandaste la versión en pdf. Creo que me va a ser más útil mirarme eso que determinados tochos ininteligibles que hay por ahí para entender el tema XD

    ResponderEliminar
  2. Desde luego no elegiste un tema sencillo. Pero creo que te va a ser de gran utilidad. No solo por los tratamientos, que cambian periódicamente, sino porque en la sepsis es fundamental un diagnóstico precoz y un diagnóstico precoz no es posible si uno no está sensibilizado con el tema.

    ResponderEliminar