lunes, 19 de septiembre de 2011

"El médico que solo sabe de Medicina...


...ni de Medicina sabe."

Así rezaba una máxima de José de Letamendi que uno de mis profesores de Patología General gustaba —y supongo que sigue gustando— de repetir a sus alumnos hasta que se nos quedara grabado a fuego en la cabeza.

Y si bien siempre le encontré sentido a esa frase y yo siempre he querido emular con mis humildes posibilidades al ideal del Hombre del Renacimiento, hoy más que nunca he visto su utilidad práctica. No había pensado yo a los 14 años, a los que empezó mi interés activo por la cocina y la gastronomía en general, que podría deducir así los alimentos más probablemente llenos de toxina botulínica (producida por algunas especies del género Clostridium C. botulinum, C. baratii y C. butyricum— y causante del botulismo). Saber que el tiramisú se hace con queso mascarpone, o que la bullabesa (caliente, hecha con pescado) y la vichysoisse (fría, hecha con puerro; es más probable la contaminación con bacterias del género Clostridium, porque son telúricas —habitan en la tierra— y con toxina botulínica activa, porque no se calienta por encima de los 85ºC durante más de 5 minutos) son dos cremas típicas francesas, me ha ayudado a responder unas cuantas preguntas en la clase de Enfermedades Infecciosas.

Responder una pregunta en clase no tiene mayor trascendencia, pero me imagino los dolores de cabeza que podrían darle a un médico que se enfrenta a una epidemia emergente si no supiera o no tuviera acceso a estas cosas, y me reafirmo en lo que decía mi profesor y dijo en su día el profesor que suspendió tres veces a Pío Baroja mientras éste estudiaba una carrera que no soportaba: "El médico que solo sabe de Medicina, ni de Medicina sabe".

6 comentarios:

  1. Necesito un botón de "compartir en twitter" a la de ya, Fer.

    ResponderEliminar
  2. Mmmm...mi profesor de Historia de la Medicina nos aseguraba que la cita era de Marañón :S

    Y sí, yo también estoy de acuerdo en que no sólo hay que saber de Medicina :)

    ResponderEliminar
  3. Tantas veces habré oído esa frase... profesor de anatomía que siempre finalizaba la clase con una pintura o escultura y breve historia... ^^

    ResponderEliminar
  4. La repuesta al título es "patada en los cojones" de toda la vida querido.. xD
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto ... y muchos han de aplicarse el cuento.

    ResponderEliminar