viernes, 25 de febrero de 2011

Como un fénix

Llevaba ya unas cuantas semanas (casi un mes) sin dar señales de vida, y lo siento. Entre la época de exámenes, el apocalipsis tecnológico que sufrí y que en mi casa la gente está ligeramente "psiquiátrica"; no he tenido mucha cabeza para dedicarle tiempo al blog, lo cual me ha apenado mucho. Sin embargo, hoy dedico la entrada precisamente a este tipo de eventos, a los regresos, los renaceres.

Justamente hoy he terminado las prácticas de Neurología (el lunes comienzo mi semana de rotación en Neurocirugía), y he recuperado varias cosas. En primer lugar, he recuperado mi empolvado gusto por la Neurología. Es una de las disciplinas médicas más fascinantes, puesto que te permite saber, con sólo unos cuantos detalles, en qué lugar exacto está la lesión y de qué tipo es con un amplio margen de seguridad. A la vez es frustrante en muchas ocasiones, puesto que no es nada infrecuente que la labor del neurólogo se limite a la observación y el soporte, dejando a la Naturaleza seguir su curso, pero ese tipo de cosas hace que valores enormemente cualquier pequeño paso hacia la recuperación, cualquier pequeño acercamiento al "renacer".

Obviamente, ha renacido también mi afán por publicar cositas en este blog, que he dejado aparcado por razones ajenas a mi voluntad. Mi amor por mi futura profesión y por el mundo en el que vivo me impide dejar de compartir mis impresiones e interactuar con quienes tienen el agradecidísimo gesto de dejarse caer por aquí y compartir las suyas.

Y si la Neurología me gusta, no puedo olvidar que me gusta saber de todo un poco, que me gusta aprender todo lo que pueda aprender, y que no me gusta sentirme completamente inútil ante ninguna situación, y gracias a la inspiradora charla de una resi de Medicina Interna que rota en estas fechas por Neurología, y a la fantástica noticia del puestazo de Anna (¡felicidades!); la llama de esta especialidad generalista y su versatilidad ha vuelto a renacer, como el fénix, dentro de este ilusionado y humilde medicoblasto.

Les debo muchas cosas, muchos Pasapalabras, muchos casos clínicos, muchas Criptologías Médicas, pero intentaré irlas metiendo poco a poco.

5 comentarios:

  1. Se te echaba de menos. Pero como el fb avisaba de que seguías vivo.. ;)
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Qué bien que estés de vuelta! :)

    ResponderEliminar
  3. Hace unos días me pregunté por donde andarías.

    Sigue con nosotros, aunque no puedas con mucha frecuencia, pero no nos abandones.

    :)

    ResponderEliminar
  4. Ya estaba deseando leerte!! Me alegra que estés de nuevo por aquí... y me alegra (¡me encanta!) que la llamita de la Interna se encienda en ti, porque creo que te pega un montón. Pero ya habrá tiempo para eso, ahora disfruta lo que te toca ;)

    PD. Gracias por la mención ^^

    Besazos!!

    ResponderEliminar
  5. @Nebulina: Pues ya ando de vuelta, esperemos que con algo más de asiduidad una vez más.

    @Miriam: ¡Gracias! ¡Me alegro de estarlo!

    @Emilienko: Ya ves, ando por ahí, pero con la cabeza no llena, ¡saturada de cosas! No, no se librarán de mí tan fácilmente :P

    @Anna: Sí, mujer, si prisa no tengo, pero de vez en cuando anima echar una miradita al futuro, ¿no? Jejeje. Y de nada, mujer, es que es digno de mención. ¡Felicidades de nuevo! (Te juro que casi lo he sentido como algo mío XDDDDDD)

    ResponderEliminar