jueves, 3 de junio de 2010

Momento de revelación


Realmente estoy siendo un poco incongruente conmigo mismo escribiendo así, tan ligeramente, pero me he propuesto empezar a las 5 de la tarde, siendo ahora mismo, las 4 y 20 en Las Palmas.

¿Por qué digo esto? Porque hoy he hecho un examen, y he salido con esa sensación de: "Yo diría que bien... pero no lo quiero decir muy alto.", con la que llevo medio año saliendo de los exámenes, con resultados que tienden estadísticamente al "Menos mal que no lo dije muy alto."

Aparte, por alguna razón desconocida, el mensaje de correo electrónico con las notas de Patología General no me llegó, y mientras que todo el mundo sabía sus notas (y la mía, por extensión), yo permanecía ajeno a mi 5.2 que me deja como no liberado. Si bien en muchos otros exámenes lo entiendo, en éste la verdad es que me ha dolido especialmente. Vale que no me supiera el 100% de endocrino, ¡pero sabía endocrino, y bastante! Vale que hubiera un par de preguntas de neuro que no contesté, todo eso es cierto. Pero los cálculos no me salen. Y aún si me salieran, ¿qué es lo que más me duele? Que, tonto de mí, sabiendo que de endocrino y neuro me acordaba bastante por haber estudiado para Fisiología, me dediqué a saberme bien la hematología; porque en Fisio nunca he llegado a estudiármela bien, y quería aprovechar lo mucho que me motiva Patología para poder aprendérmelo y por un lado aprobar Patología y tener ya medio camino (o más) recorrido para el final de Fisiología. Pero, de manera fantástica y condescendiente con mi karma, no cayó una sola pregunta de hematología.

¿Y qué me dice la gente? — "Es que deberías mirarte exámenes."

Y me duele. Me duele que la única forma de aprobar una asignatura sea aprenderte de memoria preguntas de exámenes pasados a los que uno accede de forma clandestina, porque es la única forma de quedarte con el pequeñísimo detalle de todo el tema que realmente no sirve sino para quedar bien. Poco importa que sepas explicar perfectamente la patogenia de la enfermedad, que sepas su epidemiología y toda la gama de etiologías, y que incluso aventures un tratamiento; no. Hay que saberse en qué dedo del pie se dio el golpe el que descubrió accidentalmente, gracias a ese dolor, que tal cosa causa tal otra.

En fin... Estoy frustrado. Y no me puedo permitir suspender con la misma. Así que voy a dedicarme a estudiar, a obligarme a estudiar pase lo que pase. A no perder ni un solo segundo, porque está visto que no puedo permitirme absolutamente nada.

Estos son los momentos en los que un estudiante se pregunta: ¿Por qué estoy en esta carrera?

Ya veremos...

7 comentarios:

  1. Ay, te entiendo, y te podría contar muuuuchas cosas.

    Te podría contar, por ejemplo, que yo sólo me he concedido el privilegio de mirar examenes en temas que, por más que lo intento, no entiendo. Para el resto, me la suda, no quiero verlos.

    Te podría contar que, evidentemente, eso hace que yo no sea la mejor nota de clase (ni de lejos) y que muchísimas veces haya suspedido.

    También podría contarte que, a pesar de eso, estoy contenta. Porque sé medicina. Porque hablo con la mayoría de mis compañeros y me da vergüenza y miedo saber que en menos de un año estarán pululando por los hospitales creyéndose que saben mucho... Y en cambio yo, pues oye, quizás no saque excelente ni tenga un buen número en el MIR, pero sé que cuando tenga un paciente sabré lo que tengo que hacer.

    Se trata de decidir, aunque es muy duro, qué prefieres: quieres jugar al juego de todos??? Pues empolla, memoriza examenes y ve a por tu 10. Quieres ser un incomprendido, frustrado y solitario?? Pues aprende, busca, deduce y pregunta.

    En mi caso lo tengo claro, pero te aseguro que me ha costado muchos disgustos y renuncias.

    Pero nunca, NUNCA te desanimes. Tú no eres el que está equivocado ;)

    Petonets!!

    ResponderEliminar
  2. Yo no quiero jugar al juego de todos, me duele en el alma. Yo quiero aprender, buscar, deducir y preguntar como el más pesado del mundo; y es lo que hago. Y me pasa lo mismo que a ti: me da vergüenza y miedo ver a mis compañeros en las prácticas, como si supieran de algo cuando muchos (no todos, obviamente) son unos ignorantes tremendos que después del examen han hecho un majo y limpio con lo que aprendieron, y que el día de mañana no recordarán ni la mitad.

    Gràcies ^^

    ResponderEliminar
  3. Black, eso que cuentas ocurre en todas las facultades y a veces puede ser desesperante ver que sacas un 5 y el que ha mirado exámenes de años anteriores y estudiado 3 días se lleva un 9. Quédate con una anécdota: un compañero mío con notazas (un 3.5 de expediente) se vino abajo el día del MIR y sacó un 8000 porque ahí no repetían preguntas de forma calcada a otros años.

    Todo se paga a la larga, todo. Cuando hagas la primera guardia de tu vida en Urgencias lo entenderás :)

    Ánimo y a tirar p'alante. Siempre puedes estudiar a fondo y el día antes del examen echarle un vistacillo a preguntas de años anteriores. Es una fórmula mixta que te puede ayudar :)

    ResponderEliminar
  4. Eso es en lo que yo confío, en que sirve más lo que yo sé que me sé que lo que me tendría que aprender como un autómata para poder sacar notazas.

    La fórmula mixta que dices es la que me he propuesto usar. Aprender como principal, y "prepararme el examen" mirando exámenes el último día o los últimos días. Así me preparé uno de ayer, y espero que me haya dado resultado.

    Muchas gracias ^^

    PD: Por cierto, tienes un nuevo seguidor, que no conocía tu blog y me he puesto a leerlo muy interesado ;)

    ResponderEliminar
  5. de todas maneras, no dejes de ir a las revisiones y digo yo, no está de más comentarlo con el profesor, que falta un enfoque más realista en el examen, que (supuestamente) es lo que quieren ellos también ¿no? formar buenos médicos

    eeeeeeen fins ^^

    besitos!

    ResponderEliminar
  6. Has las dos cosas. Estudia y según lo hagas mírate exámenes. Yo lo que hago es mirarlos pero entendiendo las respuestas. En el examen de neurofisio pusieron la pregunta: ¿Cuál es el reflejo más complejo? Yo ya andaba buscando "reflejo de rascado" (la respuesta que estaba en los exámenes de años anteriores), pero no era ninguna de las opciones xD Una persona que sólo se hubiese mirado los exámenes no la sabría responder, pero como yo había echado un vistazo a los apuntes para entender el nivel de complejidad de cada reflejo, supe que la respuesta correcta era "reflejo de galope", que es precisamente el segundo reflejo más complejo.

    Eso sí, hay veces que no las sé responder ni mirando los apuntes, y mira que discuto las respuestas con otras personas, miro en libros... Pero, para esos casos, ¡no queda otra que aprenderte las respuestas de los exámenes de memoria y confiar en que ponga preguntas aceptables! (cosa que, al menos a mí, sólo me ha ocurrido una vez en este curso).

    ResponderEliminar
  7. a pringar! es lo que toca... pero ánimo ;)

    ResponderEliminar