martes, 27 de abril de 2010

El encanto de los niños

¿Qué tienen los niños, que, como el chocolate o las camas recién hechas perfumadas con colonia de Nenuco, nos hacen derretirnos? ¿Qué tienen que son tan encantadores incluso estando mal? ¿Por qué despiertan nuestros instintos más protectoras y altruístas? Seré raro —sé que no—, pero a mí me pasa eso.

Llevo dos días haciendo prácticas en rehabilitación infantil, y estoy enamorado de los pacientes pediátricos. Siempre tienen sorpresas: lees la historia de hace tres meses y los ves ahora y han cambiado enormemente, son una prueba fehaciente y tangible de la evolución de las especies y el instinto de supervivencia de nuestra especie. Construyendo todos los días algo nuevo sobre lo aprendido ayer, los niños pequeños amplían en cuestión de días la baraja de cartas con la que echan una partida al mundo.

Seguramente, y más en un hospital, debe ser tremendamente duro el trabajo con niños que presenten patologías graves; pero lo cierto es que me he llevado una sorpresa conmigo mismo. Yo pensaba que los niños me darían muchísimo miedo, que estaría siempre con el corazón en un puño, aunque vinieran por un simple catarro o, más al hilo de mis prácticas, por una escoliosis sin mayor importancia. Pero ya he visto a dos niños que podrían sorprender en un futuro más o menos próximo con problemas algo mayores, que podrían complicarse mucho si las más agoreras de las sospechas se cumplen; y lejos de tener ganas de salir corriendo, he sentido más la necesidad de que se sepa qué hay realmente detrás de lo que sea que tienen y ponerle remedio, las ganas de luchar y de animar a que otros también lo hagan.

Para este medicoblasto con la vista siempre puesta en el futuro, al que, si la cosa no cambia, le viene lo generalista de vocación, la Pediatría de pronto parece titilar en el cielo, aún borroso y lejano, de los futuros como médico. Ya veremos...

7 comentarios:

  1. Los niños tienen algo especial, eso está claro.

    ResponderEliminar
  2. Las prácticas de Rehabilitación fueron de las más bonitas para mí. Los niños...un mundo aparte =)

    ResponderEliminar
  3. Poniéndome en plan "Punsset", podría decir que es su mecanismo de defensa. Si algo hace que sientas ternura, se supone (y digo se supone porque borricos hay muchos por ahí) que no le vas a hacer daño y le protegerás.

    Para mí, mi hijo tiene la capacidad de enojarme, sorprenderme, derretirme y alegrarme a voluntad (suya por supuesto, jajaja)

    ResponderEliminar
  4. Pediatría es preciosa y, aunque dura, sin duda de las que más pueden compensarte. Y además te pega ;)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Vas por el buen camino, jejeje....Es la mejor especialidad médica!!!!
    Si quieres te convenzo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. @Eva: Sí que sí.

    @Desi: Son muy bonitas, en general, y las de infantil aún más.

    @lobo: Bienvenido a Ya veremos, en primer lugar ^^ Pues sí, puede que eso sea, al menos, un componente del asunto ^^

    @Anna: Jajaja, supongo que si te parece tan buena especialidad y me dices que me pega, te tengo que dar las gracias ^O^

    @Amalia: No sabe, Dra. Arce, lo gratamente que me ha sorprendido su comentario. Jejeje, vamos a ver qué pasa en el futuro, pero no lo descarto, ¿eh? Y no me lo diga dos veces, que como me empiece a tener preguntas sobre la especialidad, la tupo con lo preguntón que soy, jejeje. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  7. debe ser preciosa :) pero bueno, esperaré a ver algo el curso que viene para emitir mi opinión xD a ver qué tal...

    besitos! ^^

    ResponderEliminar