martes, 5 de enero de 2010

Y si sopla el harmatán...

Mi queridísima Mar me ha descubierto una artista hasta el momento desconocida para mí: Elena Bugedo (hagan click en el nombre para ver su página en Myspace).

Tiene una voz preciosísima, y sus canciones rebosan el aire bohemio que a mí me enamora hasta de lejos, canciones que invitan a imaginarte sentado en una antigua butaca orejera, a la vera de una gramola, envuelto por ese olor a antiguo, mezcla de polvo y naftalina, que no resulta desagradable, sino evocador. Son canciones con ese aroma, salpicado por gotitas de limón fresco y más nuevo, de la vainilla aterciopelada de la voz de Elena y se adivinan toques afrodisíacos de canela que te hacen pensar en el amor y esos momentos privados que van más allá del mero sexo.

Me he enamorado completamente de esta mujer y su música, porque me permite, cada vez que la escucho, hundirme en un mundo de recuerdos, y mirarlos con una sonrisa pícara; dejando la nostalgia amarga para otro día y permitiendo más bien entrar a esa otra nostalgia más animada, más conformista pero a la vez independiente, que te hace sentir: "todo lo que he hecho está bien, y lo que vendrá, será mejor".

Les dejo la letra de Zeppelín, la primera canción que escuché de ella (pueden escucharla en la página de Myspace del link de arriba en el nombre de ella) y me enamoró, al describirme a mí en más de un verso, en un flechazo bohemio de los que a los que somos así nos derriten en una mezcla de saliva y miel. ¡Gracias, Mar!

Dentro de un sobre cerrado
hoy te dejo esta misiva
en papel pentagramado,
en papel pentagramado
escrito con mi saliva.

Tu jardín de Babilonia,
archipiélago prohibido.
He perdido la memoria,
tú jabón y tu colonia,
te nombro desde el olvido.

Viajo en zeppelín,
duermo en un calcetín.
Y si sopla el harmatán,
le prometo, capitán,
decir que sí.

Mis cartas de pitonisa
no desvelan mi futuro,
y si yo rezara en misa
o para ir más deprisa,
me lanzaran un conjuro.

Más alta que una manzana,
más verde que el limonero,
estoy más fría que la plata
y más pobre que una lata
esperando algún "te quiero".

Una flor de lis,
una flor de anís...
Y si sopla el harmatán,
le prometo, capitán,
decir que sí.

Y si sopla el harmatán,
le prometo, capitán,
decir que sí.

6 comentarios:

  1. La escucharé, tiene pinta de gustarme :)

    ResponderEliminar
  2. Voy a escucharla; si tiene una voz parecida a la de Russian Red, Emiliana Torrini ó Amy Correia seguro que me encantará. Últimamente hay muy buenas cantantes y los chicos no están destacando tanto :S en los 80-90 creo que era al revés.
    Gracias por recomendarla en tu blog.
    Un saludo y féliz 2.010.

    ResponderEliminar
  3. @Anna: Escúchala, escúchala, ya me dirás si te gusta ^^ ¡Espero que sí!

    @Saray: En primer lugar, bienvenida a "Ya veremos...", gracias por pasarte y comentar ^^ Y la voz es un poco distinta a Emilia Torrini y Russian Red, que son las que conozco de las que me has dicho, pero todas estas autoras tienen en común el "Do it yourself...", que aunque en principio nada tendría que ver con el estilo, yo creo que sí se nota, en la forma de componer, tanto música como letra, distinta, fuera de lo convencional, más personal y menos colectivo :P Espero que te guste ^^

    ResponderEliminar
  4. ay la vocecilla de elena bugedo no recuerda a ninguna en concreto porque es única, y preciosa toda ella ^^ esos dejes, esa dulzura! es increíble

    me alegro de que te gustara ^^ una que es curiosa y musical xD y al final salen joyitas de estas por ahi ^^

    besitos!

    ResponderEliminar
  5. pd. y aunque no viene a cuento xD ¿sabes qué me compré? rotuladores para la pizarra blanca! xDDDD muahahahah! volveremos a nuestra salita privada a dibujar cosas chungas!

    ResponderEliminar
  6. @Mar: Sí, es que es eso, es única *o* No puedo dejar de canturrear por ahí XD

    ¡¡Yay!! ¡¡Rotuladores!! XD Así no dependemos de los resecos de la facultad XD

    ResponderEliminar