lunes, 23 de noviembre de 2009

Publicidad propia

¡Yay!

A veces pienso que debo tener un trastorno bipolar o algo (¡NECESITO EUTIMIZANTES YA!), porque a veces me poseen unos rabiosos remolinos de creatividad que me obligan a hacer cositas, cositas, cositas...

Y la última es, señores, señoras y señoritas... ¡Otro blog!

¿Otro blog? ¿Para qué?

¿Que para qué, dices? Pues mira, éste es un blog personal. El otro, sin embargo, sale del entusiasmo renovado que siento desde hace no mucho por mi carrera, la Medicina. Me siento como un niño pequeño, ilusionado ante los descubrimientos, feliz ante cada conocimiento nuevo que se abre paso hacia mi pequeña mentecita, y, ¿por qué desaprovecharlo?

El blog del que hablo se llama El Blog del Pequeño Matasanos, y lo que haré será básicamente hablar de enfermedades, tratamientos y todas esas cositas. Incluiré casos que yo mismo haya visto, cositas de las que me hablen en clase, y trataré de traducirlas al cristiano común, al menos dentro de lo posible. Habrá, también, parte de opinión, pero siempre como nota, no quisiera yo contaminar más de lo inevitable con mis valoraciones propias cosas que deben ser hechos objetivos sin discusión posible.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Azul

Relax. El relax es azul, en mi extraño mundo codificado por colores. Ese azul clarito, celeste, ése que me hace pensar en el sonido de agua cayendo vertida de una jarra en un vaso, agüita fresquita. Por alguna razón, aunque en mi casa se use más el agua con gas, yo no puedo evitar relacionar frescor y frescura (que no son exactamente lo mismo, por mucho que se acerquen) con el agua sin gas.

Pues desde hace un par de días me siento azul, me siento agua sin gas, y me intento rodear de tanto azul. Es más, cada vez me he sentido más azul, hoy he tenido una especie de epifanía azul, una relajación tremenda. Suave y gradual, no una violenta explosión, más como una pastilla efervescente, pero sin tanto fliqui-fliqui (mi propia onomatopeya para la efervescencia).

También es azul la letra "e". ¿Por qué? No lo sé, pero acabo de recordarlo al escribir "efervescente". De todas formas, en las palabras, las letras cambian su contexto, pero palabras con muchas es suelen ser azules, y hay palabras azules sin es. "Efervescente" en sí es una palabra azul, tal como "espada", "invierno", "azul", "entero", "senescente", "método", "electricidad", "tres" (en este caso, tanto la palabra como el número son azules)...

Sea como sea, por alguna razón, tiendo a hacer clasificaciones cromáticas de todo. Mi mente es muy cromática, ordena y clasifica por colores, siente con colores, imagina colores alrededor de las cosas. Lo raro es que no me haya dedicado a la pintura.

Qué raro que soy, pero me da igual... Porque son días azules... y yo estoy azul ^^