jueves, 10 de diciembre de 2009

Corazón

¡Insuficiencia cardiaca!

¡Aumento de la postcarga! ¡Hipertrofia! Menos mal que no pensamos con el corazón, demos gracias, porque sus mecanismos de compensar las dificultades es joderse a sí mismo y meterse en una espiral descendente...

Precarga, postcarga, volumen eyectado, fracción de eyección, insuficiencia derecha, izquierda, disnea, edemas...

Me gusta el corazón, pero se me va a salir por la boca...

Lub dup, lub dup, lub dup, lub dup, etcétera.

viernes, 4 de diciembre de 2009

¿Internista?

Hoy no me han dicho que sería un buen internista.

Me han dicho que seré un buen internista.

Ains... la verdad es que la perspectiva no me desagrada aunque estando en tercero, es aún muuuuy pronto para saber si no me vendrán otros vientos.

Aprovecho para explicarle a la gente lo que es la Medicina Interna, porque nadie tiene ni zorra de lo que es fuera de los que hemos tenido la osadía de meternos en estos terrenos XD

La Medicina Interna es una especialidad médica que se dedica a la atención integral del adulto enfermo (esto es de Wikipedia XD). ¿Qué quiere decir con esto? Que, por decirlo de alguna manera, afrontan al paciente con una visión de éste como un todo, en el que los problemas no se reducen al daño o mal funcionamiento de un órgano o sistema, sino a un conjunto de interacciones entre varios procesos. Por lo general suelen encargarse de los enfermos complejos que presentan múltiples patologías que complican el abordaje de otros especialistas con conocimientos centrados en un sistema orgánico concreto.

Gustarme me gusta, la parte negativa es que, lamentablemente, muchas veces, el mismo sistema sanitario deja las unidades de Medicina Interna como un cajón desastre para aquellos enfermos que, por la aparición de otras patologías durante su tratamiento, son "desechados" por otras especialidades.

En cualquier caso, si algo me mola es el conocimiento de todo y el enfoque integral del enfermo, porque aunque la (super)especialización es atractiva, se me antoja que se olvidan muchas cosas del resto de cosas que un médico también debería controlar hasta cierto punto.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Publicidad propia

¡Yay!

A veces pienso que debo tener un trastorno bipolar o algo (¡NECESITO EUTIMIZANTES YA!), porque a veces me poseen unos rabiosos remolinos de creatividad que me obligan a hacer cositas, cositas, cositas...

Y la última es, señores, señoras y señoritas... ¡Otro blog!

¿Otro blog? ¿Para qué?

¿Que para qué, dices? Pues mira, éste es un blog personal. El otro, sin embargo, sale del entusiasmo renovado que siento desde hace no mucho por mi carrera, la Medicina. Me siento como un niño pequeño, ilusionado ante los descubrimientos, feliz ante cada conocimiento nuevo que se abre paso hacia mi pequeña mentecita, y, ¿por qué desaprovecharlo?

El blog del que hablo se llama El Blog del Pequeño Matasanos, y lo que haré será básicamente hablar de enfermedades, tratamientos y todas esas cositas. Incluiré casos que yo mismo haya visto, cositas de las que me hablen en clase, y trataré de traducirlas al cristiano común, al menos dentro de lo posible. Habrá, también, parte de opinión, pero siempre como nota, no quisiera yo contaminar más de lo inevitable con mis valoraciones propias cosas que deben ser hechos objetivos sin discusión posible.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Azul

Relax. El relax es azul, en mi extraño mundo codificado por colores. Ese azul clarito, celeste, ése que me hace pensar en el sonido de agua cayendo vertida de una jarra en un vaso, agüita fresquita. Por alguna razón, aunque en mi casa se use más el agua con gas, yo no puedo evitar relacionar frescor y frescura (que no son exactamente lo mismo, por mucho que se acerquen) con el agua sin gas.

Pues desde hace un par de días me siento azul, me siento agua sin gas, y me intento rodear de tanto azul. Es más, cada vez me he sentido más azul, hoy he tenido una especie de epifanía azul, una relajación tremenda. Suave y gradual, no una violenta explosión, más como una pastilla efervescente, pero sin tanto fliqui-fliqui (mi propia onomatopeya para la efervescencia).

También es azul la letra "e". ¿Por qué? No lo sé, pero acabo de recordarlo al escribir "efervescente". De todas formas, en las palabras, las letras cambian su contexto, pero palabras con muchas es suelen ser azules, y hay palabras azules sin es. "Efervescente" en sí es una palabra azul, tal como "espada", "invierno", "azul", "entero", "senescente", "método", "electricidad", "tres" (en este caso, tanto la palabra como el número son azules)...

Sea como sea, por alguna razón, tiendo a hacer clasificaciones cromáticas de todo. Mi mente es muy cromática, ordena y clasifica por colores, siente con colores, imagina colores alrededor de las cosas. Lo raro es que no me haya dedicado a la pintura.

Qué raro que soy, pero me da igual... Porque son días azules... y yo estoy azul ^^

viernes, 11 de septiembre de 2009

Pues ya veremos

Siempre hago lo mismo. Empiezo blogs, los dejo ahí tirados... Debería arder en el infierno, porque... no sé, mira a ese pobre blog que acabas de dejar tirado: "él nunca lo haría".

La pregunta es, ¿por qué entonces empiezas uno nuevo? Espera... ¿con quién estoy hablando? Bueno, no sé, los soliloquios me descolocan, pero se me entiende, ¿verdad? A lo que iba, ¿por qué uno nuevo? Pues mira, por la más pura pereza. Me da mucha pereza tener que desconectarme con esta cuenta de gmail para conectarme con una que hace siglos que no miro para seguir con el blog que dejé hace 360 días en la estacada. Y como ya tenía esto puesto, pues mira, sigo por aquí.

¿Que cuál es mi otro blog? ¡Ah! ¡Sorpresa sorpresa! (Tranquilos, Isabel Gemio no aparecerá por ahí). Ya que hacemos un nuevo nuevo nuevo nuevo nuevo nuevo comienzo, ¿por qué arruinarlo trayendo cosas del pasado?

Bueno, mi blog, ¿qué decir de este blog? Aún no sé cómo me irá con él, qué pondré exactamente... Ya veremos. Precisamente así se llama "Ya veremos", porque no puedo reflejar de mejor manera el plan que tengo para este blog, es decir, un plan inexistente. O mejor dicho, un plan no planeado, un itinerario impredecible. Los matemáticos estudiosos del caos lo llaman sistema dinámico, o caótico. Que no es que no tenga un orden, ¿eh? Sino que no se lo puede predecir exactamente.

Una amiga me ha hecho replantearme, ¿por qué no aburrir a la amplia comunidad internauta con tus paridas usando la excusa del blog? Quise responder y dar una parrafada, pero... entonces me di cuenta, ¡la parrafada para los lectores del blog! Es igual de aburrida, un tostón más grande que una fusión entre la Divina Comedia, la segunda parte de Don Quijote y el Larousse enciclopédico; pero al menos está compartido entre todos los que lo leen. ¿No es bonito Internet?

Ay... pero qué bonita es la era de la comunicación...